Buscar este blog

Cargando...
....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

14 de agosto de 2012

El Joropo: Historia y Evolución (4) : Alma Llanera


No podemos hablar de la evolución del joropo sin hacer mención al Alma Llanera, y aunque ya hemos hablado en este Blog sobre ese importante tema, daremos algunas pinceladas adicionales.

Pedro Elías Gutierrez, autor de la música del Alma Llanera, a partir de 1914, en las retretas de la Plaza Bolívar de Caracas y a petición del público, cerraba cada concierto con dicho tema. Esta costumbre fue retomada  por las orquestas de los años 40 y 50, que antiguamente cerraban las fiestas con el joropo La Perica.

La Música del Alma Llanera es vibrante y la letra muy emotiva. “Esta enfatiza la libertad, el ambiente expansivo del llano y el amor” (1). En la zarzuela donde se escuchó por primera vez, la canción es cantada por Rita, la protagonista. Es por ello que la letra dice “para ornar las rubias crines del potro  de mi amador”. Su amador es identificado en la zarzuela como “Cubito”, llanero recio, hábil en todas las tareas del llano y como es de suponerse, bastante mujeriego. Es un personaje muy parecido al  “Agamenón” del Diario de un Llanero.

El 19 de septiembre de 1914, se estrenó la zarzuela Alma Llanera. La zarzuela fue presentada en el  viejo Teatro de Caracas (esquina de Veroes), por la compañía española de Matilde Rueda. El baile de joropo estuvo a cargo del entonces “Rey del Joropo”, Mamerto García, quien lució su peculiar estilo de taconeo y zapateado, con maracas amarradas a las alpargatas.

Toda la música de la zarzuela fue de la autoría de Pedro Elías Gutiérrez quien era muy apreciado por los caraqueños, mientras que los libretos  y letras de las canciones fueron escritos por Rafael Bolívar Coronado. Vale decir que esta obra fue una de las pocas en que Bolivar Coronado se identificó abiertamente como autor.

La zarzuela constituida por “un cuadro”  está publicada como un anexo en el libro de Rafael Ramón Castellanos, UN HOMBRE CON MAS DE SEISCIENTOS NOMBRES, precisamente sobre la vida de Bolívar Coronado. En ese primer acto, se aprecian algunos personajes, a lo sumo 10, cuyos diálogos reflejan el lenguaje del campo y son ricos en refranes y  dichos. La historia se trata básicamente de una pareja cuyos amores no son aprobados por los padres de la chica (Rita). En ese  primer acto, otro personaje (Miguel), enamorado de Rita, se enfrenta  a muerte con su rival (Cubito), terminando apuñalado. Rita,  asume la muerte mientras su amado huye por el monte a instancias de ella.  

La obra se desarrolla a orillas del río Arauca,  en el estado Apure, tal cual la primera oración del libreto: “Casa en un camino real en las pampas de Apure”, aunque no se precisa el lugar. El Arauca sirve de frontera con Colombia en un trayecto de 296 kilómetros, lo cual hace pensar a nuestro colaborador Omar Carrero, opinión que comparto, que  cuando la canción dice “nací en esta ribera del Arauca vibrador, se refiere simplemente a que nació en el lado de Venezuela, sin definir el lugar exacto.

Es importante señalar que aunque el Alma Llanera es catalogada como nuestro segundo Himno Nacional, otros países la consideran propia. Nos  cuenta el profesor Carrero, que hace algunos años, un grupo colombiano se presentaba en Nueva York, con un musical basado en el Alma Llanera, donde el director afirmaba que ellos también habían nacido en "esta ribera del Arauca vibrador", sin reconocer que la canción era venezolana. Recientemente tuve la oportunidad de viajar a Ciudad de México y en el Museo del Tequila, ubicado en plena Plaza Garibaldi, figuraba el tema como un son folclórico mexicano, lo cual me resultó muy desagradable y vía correo electrónico hicimos la aclaratoria. Pero después he pensado que la canción ha viajado tanto fuera de nuestras fronteras y por tanto tiempo, que es posible que se haya ido convirtiendo en algo tan familiar para ellos que la confunden con lo propio.

Alma Llanera fue incluida en la película Escuela de Sirenas. La interpretación estuvo a cargo de Xavier Cugat, quien le hizo un complicado arreglo. Al final,  la canción y el baile estuvieron totalmente alejados  de la esencia del tema original.

Una curiosa anécdota es la protagonizada por Tito Rodríguez, quien sacó una versión guapachosa del Alma Llanera, la cual fue protestada airadamente por  personas que se encontraban en el Hotel donde la interpretó, recibiendo incluso amenazas solapadas. Posteriormente uno de los socios de la disquera, Miguel Angel Piña, al escuchar la versión, la consideró un “sacrilegio” y la sacó de la cinta matriz del disco,  por parecerle un “abuso”.

Retomando el tema de la zarzuela, se destaca en ella la participación de Mamerto Rufino García,  un villacurano de color, que por su estilo de baile,  tuvo el título de Rey del Joropo. No nos ha sido posible  encontrar nada de su biografía, es mencionado en la web brevemente y asociado a su alumno Alfredito Alvarado que heredó el título mencionado.

“Mamerto se caracterizaba por un joropo fuerte, sin floreo, brusco, dominante. En esa época los pisos de las casas eran de tabla. Cuando Mamerto bailaba se caían los floreros, las lámparas temblaban, empezaban a caer vainas de todas partes, tám, tám, pám, pám, porque mamerto usaba un joropo de tá, tá, tá, tá, tá, tá, tá, un zapateo fuerte.” El club de las Neuronas Muertas, blogspot.

(1) Estampas Musicales de Caracas, Eleazar López Contreras

ZARZUELA EN UN CUADRO
"El estreno de  "Alma Llanera"- zarzuela en un cuadro, original de Rafael Bolívar Coronado (1884-1924) y Pedro Elías Gutiérrez (1870-1954) - constituía un atractivo mas en las tandas del Teatro Caracas, el viejo y querido "Coliseo de Veroes", en el decir de la crítica y en el sentir de los caraqueños.
No solamente se estrenaba una zarzuela nacional con "escenas de la vida de las sabanas venezolanas a las riberas del río Arauca" - como decía una Gacetilla del día- sino que la obra estaba avalada por firmas populares: dos personajes conocidos y con ambiente en la capital: Bolívar Coronado, de amplia labor periodística, y el maestro Gutiérrez, con su amplio prestigio de compositor y su brillante batuta, tan famosa en los conciertos y retretas así como en los actos protocolares al frente de la Banda Marcial, de tan sonora actuación en los fastuosos festejos del Centenario en 1911.
Además corría una "bola" de esas de toda índole que jamás han faltado en Caracas. Corría sobre algo que "no estaba en el programa" y que resultaría noticia cierta, evidente, en medio de la función:
-La obra tiene un joropo y de seguro que lo baila Mamerto: "el negro" Mamerto
-Era Mamerto un criollo refistolero, lo que se dice "pimientoso", "mas alegre que un cascabel", según ciudadanos de la época, conterráneos y contemporáneos qeu no le olvidan chanzas ni andanzas, ni su chispa venezolanísima de pies, ojos y lengua. ¡Ah Mamerto!

ENTRADAS RELACIONADAS: 

Publicar un comentario en la entrada