Buscar este blog

....Y vió que el hombre de la llanura era, ante la vida, indómito y sufridor, indolente e infatigable; en la lucha, impulsivo y astuto; ante el superior, indisciplinado y leal; con el amigo, receloso y abnegado; con la mujer voluptuoso y áspero; consigo mismo, sensual y sobrio. en sus conversaciones, malicioso e ingenuo, incrédulo y supersticioso; en todo caso alegre y melancólico, positivista y fantaseador. Humilde a pié y soberbio a caballo. Todo a la vez y sin estorbarse, como están los defectos y virtudes en las almas nuevas" Don Rómulo Gallegos

12 de julio de 2010

El Canalete y la Palanca de Araguato

“Un bongo remonta el Arauca bordeando las barrancas de la margen derecha. Dos bogas lo hacen avanzar mediante una lenta y penosa maniobra de galeotes. Insensibles al tórrido sol, los broncíneos cuerpos sudorosos, apenas cubiertos por unos mugrientos pantalones remangados a los muslos, alternativamente afincan en el limo del cauce largas palancas cuyos cabos superiores sujetan contra los duros cojinetes de los robustos pectorales, y encorvados por el esfuerzo, le dan impulso a la embarcación, pasándosela bajo los pies de proa a popa, con pausados pasos laboriosos, como si marcharan por ella. Y mientras uno viene en silencio, jadeante sobre su pértiga, el otro vuelve al punto de partida reanudando la charla intermitente con que entretienen la recia faena, o entonando, tras un ruidoso respiro de alivio, alguna intencionada copla que aluda a los trabajos que pasa un bonguero, leguas de leguas de duras remontadas, a fuerza de palancas, o coleándose a trechos de las ramas de la vegetación ribereña.” Doña Bárbara.


 “la palanca de araguato
Afíncasela en el pecho
Y un golpe de agua salpica
y ondula en la orilla trémulo".
El canoero del caipe-Alberto Arvelo Torrealba

Dos herramientas ayudan al llanero a navegar los rios: El canalete y la palanca. El primero, elaborado con el corazón de la madera del samán, cara-cara o cedro, tiene forma de pala larga, es en realidad semejante a un remo, mide 1,5 mts de largo por 3 cm de espesor. El mango por su parte mide unos 70 cm de largo por 15cm de espesor. Es de mucha importancia como instrumento de transporte fluvial y es utilizado para desplazar la canoa o bongo en aguas mas o menos profundas.

La segunda herramienta es la Palanca, que consiste en una vara de Píritu de 3 metros de largo por 2 cm de diametro. Se utiliza para empujar las canoas y embarcaciones en sitios de poca agua o con fondo pantanoso, donde no es aplicable el canalete. Se utiliza tal cual se describe en el texto de Doña Bárbara. El bonguero lo hunde en el fondo, apoyando el otro extremo en su pecho, entonces, haciendo presión en la palanca, camina hacia el otro lado de la embarcación, lo cual produce una fuerza de empuje que desplaza la misma.

La gente del alto llano utilizaba un árbol llamado Araguato para sacar las Palancas del canoero.  El Araguato es un árbol que crece en los bosques estacionales del alto llano, aunque no es muy común. Todavía pueden  encontrarse algunos ejemplares en los relictos boscosos de Barinas y Portuguesa. Su nombre científico es  Calycophyllum candidissimum. De él se obtienen varas largas, rectas  delgadas muy fuertes y resistentes, cualidades necesarias para una buena palanca. También se conoce como Guatajire y Betún (Zulia). Su nombre Araguato proviene del color rojizo de su corteza, que el llanero lo asemeja al pelambre del mono Araguato.

 VIEJO CANALETE AMIGO
  Luis Lozada, El Cubiro

Tengo un viejo canalete
 a quien le cuento mis penas
Cuando ando en mi canoita
paseando por la ribera
Remando con el recuerdo
 los besos de mi morena
(bis)
Quiero pedirte cantando
Viejo canalete amigo
Que cuando andes navegando
Si ella se encuentra contigo
Muéstrale el viejo camino
 de mi corazón herido

Cuéntale todas mis penas
Dile que nunca la olvido
Que el amor que en mi sembró
Nuevamente ha florecido
Y la flor de mis mañanas
    No aroma sin su cariño
                                                   (bis)

                                              Sabes viejo canalete
                                                 Que aquí la estoy esperando
                                                 Dile que vuelva de nuevo
                                                  Que eche el rencor hacia un lado
                                            Ya que  no vale la pena
                                                   Porque los dos nos amamos

Publicar un comentario